Archivos por Etiqueta: López Aranguren

Enrique Dussel

Hugo Chávez entrega el Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2010 a E. Dussel el 15 de noviembre de 2010

“Revista Anthropos. Huellas del conocimiento”, dedicó el nº 180 (septiembre-octubre 1998) a E. Dussel y a la filosofía de la liberación. El propio Dussel publica algunos trabajos. En Proceso de análisis e investigación (pp. 13-36) presenta el autor su propia biografía. Cuenta: “Entré en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Cuyo [en 1954] […]. Era un momento muy particular de la historia de la Facultad de Filosofía. Dominaba la “tercera escolástica” (fueron mis profesores en Mendoza, entre otros, Ángel González Álvarez y Antonio Millán Puelles de la Universidad de Madrid, además, de un Mauricio López […], Arturo Roig y Guido Soaje Ramos, mi profesor de ética). Este último, católico de derecha (hasta el presente), tenía una espléndida formación filosófica. […] Durante cuatro años (desde el segundo de mi carrera) cursé ética con Soaje Ramos. Fue la vértebra de mis estudios; lo fue la ética y lo sigue siendo” (p. 15).

Entre 1957 y 1959, Dussel viene a Europa, principalmente a Madrid. “Se doctora en Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central (Complutense). Tesis doctoral (defendida en junio de 1959): El bien común. Su inconsistencia teórica, dirigida por A. Millán Puelles. En ella prosigue la investigación de su tesina. Es una defensa del humanismo integral de J. Maritain y su personalismo comunitario. Se relaciona con X. Zubiri, J. L. López Aranguren, P. Laín Entralgo, J. Marías, etc.”, según relata, en ese mismo número de la “Revista Anthropos” M. Moreno en Cronología de Enrique Dussel, p. 37.

Es llamativo que E. Dussel mismo, en su mencionada autobiografía, tan sólo dice: “Defendida la tesis (con López Aranguren, Millán Puelles, entre los cinco profesores del tribunal), marché de inmediato a Israel …” (cit., p. 17). No reconoce a Millán-Puelles como Director de su tesis doctoral.

Sobre el objetivo de su trabajo, Dussel dice: “La tesis que deseaba defender intentaba dar la razón a Jacques Maritain, el autor del Humanismo integral, y que nos había inspirado en las luchas universitarias del movimiento llamado «Humanista» en Argentina. Quería defender su posición en la controversia con Charles de Koninck, profesor de Laval (en Canadá) y tomista conservador. Luchaba contra corriente al exponer una filosofía política donde se proponía la democracia y la primacía de la persona en una sociedad corporativista como la España en época de Franco. Sin embargo se me respetó, y mi tesis sobre La problemática del bien común, desde los presocráticos hasta Kelsen, se abrió camino. Tres gruesos tomos, presentados en abril de 1959″, p. 16.

A %d blogueros les gusta esto: