Motivos filosóficos en la concepción estética de Wölfflin

La primera publicación científica de AMP de la que hay noticia es un artículo titulado Motivos filosóficos en la concepción estética de Wölfflin, aparecido en «Revista de Filosofía», t. III, nº 9 (abril-junio 1944), pp. 323-326. (Dios mediante, será incluido en el volumen de obras menores en la edición en marcha de las Obras completas).

Nuestro autor tiene entonces 23 años y acaba de obtener la licenciatura en Filosofía, en junio de 1943. Como es bien sabido, en junio de 1944 ingresó en el Cuerpo de Catedráticos Numerarios de Institutos Nacionales de Enseñanza Media. En el entretanto, AMP había conseguido, por mediación del P. Manuel Mindán, una beca en el Instituto Filosófico Luis Vives del C.S.I.C., en cuya biblioteca preparó la oposición de Institutos. Esta situación, como declara el propio AMP, “[…] me dio ocasión, además, para hablar con Don Manuel sobre la posibilidad de publicar en la Revista de Filosofía del Vives algunos artículos y notas que tenía yo esbozados. Mindán los leyó y, con algunas correcciones que estimó conveniente hacerles, logró su publicación en la mencionada Revista” (AMP, Maestro y amigo, en Mª T. González Manteiga (coord.), Libro homenaje a D. Manuel Mindán Manero en su centenario, Real y Exma. Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, Zaragoza, 2002, p. 41). Parece claro que el artículo del que aquí me ocupo es uno de ellos.

El título hace pensar que el tema del artículo se restringe al campo de la estética, y al estudio de un autor, aunque relevante, particular. En realidad, la teoría estética de Wölfflin es en esta ocasión un medio para tratar AMP de los principios del realismo gnoseológico.

1. ¿Quién es Heinrich Wölfflin?

wolfflinHeinrich Wölfflin (Winterthur, 1864-Zürich, 1945). Historiador de arte suizo. Discípulo de J. Burckhardt, fue catedrático en las universidades de Basilea, Berlín, Munich y Zurich, y uno de los estudiosos más influyentes en la moderna historia del arte. Definió la historia del arte como una historia sin nombres, en la que los estilos están desligados de su marco cultural. Renacimiento y Barroco son entendidos por Wölfflin no como estilos pertenecientes a momentos históricos concretos, sino como categorías universales opuestas. Entre sus publicaciones cabe destacar: Conceptos fundamentales para la historia del arte (1915), Renacimiento y Barroco (1888), El arte clásico (1899). [cfr. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/w/wolfflin.htm].
Hoy pueden encontrarse en España ediciones de las tres obras mencionadas.

Perdóneseme la mención de una fuente de internet escasamente contrastada. Basta, sin embargo, para hacerse una idea breve e inicial de la figura de Wölfflin. A nuestros efectos, esta breve nota permite comprender que AMP trató en su escrito de una de las grandes personalidades de los investigadores de la historia del arte. E. Cassirer alude a Wölfflin en Antropología filosófica. Introducción a una filosofía de la cultura (FCE, México, 1994) en pp. 109-110 y 217.

(Sobre August Schmarsow, a quien AMP hace referencia al principio y al final de su artículo, puede verse online el Dictionary of Art Historians).

En nota a pie de página, AMP reconoce que su artículo se refiere a “E. Wölfflin: Conceptos funda­mentales en la Historia del Arte, traducción castellana de J. Moreno Villa. Biblioteca de Ideas del siglo XX. Calpe, Madrid. 1924. Los textos de interés para el tema abordado se encuentran en el último capítulo: «Conclusiones. La Historia interna y externa del Arte»” (p. 325, nota 1).

2. El interés de AMP por el arte

Para hacerse una idea del interés y la ejecutoria de AMP en estética considérense los siguientes hechos.

1. AMP comenzó los estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla en 1939, que abandonó en 1941 para continuarlos en Madrid. De aquellos dos años sevillanos “recordaba con gusto al Prof. Francisco Murillo, de Arte, y también al Prof. Luis Morales Oliver, de Literatura y encargado de Filosofía” (J. J. Escandell, Datos para la biografía de Antonio Millán-Puelles (1921-2005), «Pensamiento y cultura», vol. 10 (noviembre 2007), p. 17).

“El Prof. Francisco Murillo «ejercía un influjo tremendo» en la Universidad de Sevilla. «Nunca fue un gran investigador, pero sí un excelente docente y, sobre todo, un impulsor de la dedicación profesional a la Historia del Arte». Pues bien, como Millán-Puelles tenía que exponer en clase toda la Filosofía Moderna y Contemporánea, y dedicaba lo central de su tiempo a la Filosofía, «no me pude presentar a Historia del Arte, pues no había tenido tiempo para prepararme bien la parte de pintura española. Como había que superar aquello, aunque fuera por vergüenza torera, decidí hacer un viaje a Madrid y visitar el Museo del Prado». En realidad –según el relato que le escuché en familia- el Prof. Murillo le había dicho que le iba a poner en todo caso la máxima calificación sin necesidad de aquel viaje. Fue el empeño de Millán-Puelles por ser riguroso y saber, lo que le llevó a no presentarse a la primera convocatoria de examen y hacerlo tras la estancia en Madrid” (op. cit., pp. 17-18).

2. Entre las publicaciones de AMP se encuentran, además del trabajo del que aquí me estoy ocupando, las siguientes:

  • Abstracción y creación, «Revista de Bellas Artes», nº 1, 1970, págs. 5-8.
  • Introducción a la estética del autorretrato, «Revista de Bellas Artes», nº 19, 1973, págs. 3-5.
  • Prólogo a P. A. Urbina, Filocalía o Amor a la Belleza, Rialp, Madrid, 1988, págs. 13-21.

3. En 1968 fue nombrado Patrono del Museo del Prado, de Madrid (Decreto 2751/1968, de 31 de octubre, BOE nº 271, de 11 de noviembre de 1968, p. 15939). (Por cierto, en mi trabajo antes citado, Datos para la biografía de Antonio Millán-Puelles (1921-2005) digo erróneamente que el nombramiento es de 1966).

3. El contenido del artículo

AMP no se ocupa de teoría del arte, sino de los motivos filosóficos subtendidos bajo la teoría wolffliniana del arte. Pues esa misma teoría no es “una simple consideración historicoartística” del arte (p. 323).

Sentado que, para Wölfflin, Renacimiento y Barroco “han venido a trans­figurarse en dos grandes haces categoriales de fenómenos artísti­cos, indiferentes al contexto de los acontecimientos de su mismo siglo” (pp. 323-324), señala AMP que esa trascendencia del tipo respecto de la trama histórica del arte constituye de suyo “una primera e interesante nota filosófica” (p. 324). Añade que en ello Wölfflin semeja, mutatis mutandis, al formalismo sociológico de G. Simmel y a la filosofía fenomenológica, cuyo “in­terés se encuentra polarizado por las descripciones eidéticas o visio­nes de esencias puras, olvidándose —precisamente hasta en temas como el de los universales— de eso que ha venido constituyendo siem­pre la clave y fundamento de toda estructura científica: la investi­gación y explicación por causas” (p. 324).

He aquí una constelación de semejanzas entre ciencias de las formas cuyo interés se cifra en el descubrimiento de tipologías, sean éstas artísticas, sociales o lógicas. Sin embargo, piensa AMP que, al proceder así, estas ciencias renuncian paradójicamente a la etiología, a la explicación genética (cfr. p. 324). Se limitan más bien a resolver los “tipologismos” en “categorías”. Es decir, proceden, a su modo y manera, según el método trascendental.

“Los conceptos fundamentales, a fuerza de estilización y afinamiento, privados ya de toda materia, se nos pre­sentan abiertamente como categorías. No podía ocurrir de otra for­ma. Si se los elimina de la realidad exterior habrá que ponerlos en el hombre. Renacimiento y Barroco no serán dos etapas concretas de la Historia humana, sino los dos moldes definitivos y últimos de la sensibilidad artística. Llegamos por aquí, en definitiva, al pun­to interesante de la crítica de todo “tipologismo”: la inspiración kantiana” (p. 324).

(Una nota marginal y de pasada: en este texto, AMP da por sentado que “categorías” tiene el significado kantiano, no el aristotélico). He aquí el interés de fondo de AMP en la obra de Wölfflin, a saber, discutir con Kant.

“En primer lugar, el desprecio a la investigación genética tiene sus más profundas raíces en el mero valor subjetivo de la causali­dad en Kant. En segundo lugar, y por si esto fuera poco, las fre­cuentes caídas de todos los “tipologismos” en sistemas categoriales apriorísticos vuelve a denunciarnos la inspiración kantiana, incons­ciente o consciente” (pp. 324-325).

Viene después la descripción del sistema categorial de Wölfflin en sus diferencias con el de las formas a priori de la sensibilidad de Kant, y la explicación de la idea wolffliniana del “interés histórico” como fuente de la variación histórica en el empleo de las categorías artísticas.

Y termina:

“En resumen:

Un método “descripcionista”, en consonancia con ciertas corrien­tes del pensamiento contemporáneo, y una doctrina inspirada en el kantismo.

He aquí los supuestos filosóficos de la tesis de Wölfflin. Hasta tanto no se toma conciencia de ellos, puede discutirse, sustituir incluso la doctrina discutida por otra de apoyos históricos más fir­mes. Tal es el caso de Schmarsow. Pero se puede correr el riesgo de quedar definitivamente instalados en una perspectiva filosófica falsa.” (p. 326).

Queda entonces fijada la posición de Wölfflin, y sus semejanzas y diferencias con la filosofía de Kant. Sin embargo, no se agrega crítica alguna ni al teórico del arte ni al filósofo. También AMP se limita aquí al método “descripcionista”. Tan sólo deja sentado que la obra histórica de Wölfflin obliga a descender al subsuelo de la filosofía, incluso aunque ya esa teoría estuviera equivocada en el plano meramente histórico, si se la quiere abordar en la plenitud de su significado y alcance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: